La devaluación licuó una parte de la deuda externa

La devaluación licuó una parte de la deuda externa