La muerte no reconoce las caras de los niños en la crisis de Nicaragua

La muerte no reconoce las caras de los niños en la crisis de Nicaragua
Uno murió porque le negaron la entrada a un hospital tras recibir un disparo en la garganta, a otro no le valió suplicar de rodillas por su vida, dos fueron incinerados vivos, el último recibió un disparo en la cabeza. La muerte no reconoce las caras de los niños en una crisis que ha cobrado más de 285 vidas en Nicaragua. Casi el 8,5 % de los muertos son menores de edad y ninguno falleció por accidente.  Agencia EFEMundo