Una final emotiva y un triunfo que le permitió a Francia un segundo viaje a la eternidad

Una final emotiva y un triunfo que le permitió a Francia un segundo viaje a la eternidad