Radio Vos

Radio fm Vos

Current track
Title
Artist


¿Por qué Máximo Kirchner sostiene a las Paso que Schiaretti no quiere?

Escrito por el 5 febrero, 2021

La suspensión de las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (Paso) sigue dividiendo aguas en el oficialismo nacional.

Mientras los gobernadores peronistas, incluido Juan Schiaretti, impulsan la suspensión de los comicios, el cristinismo duro, encabezado por Máximo Kirchner, defiende esta herramienta electoral que instauró Cristina Fernández en el año 2011.

¿Por qué Máximo Kirchner rechaza la suspensión de las Paso?

El jefe del bloque de diputados nacionales del Frente de Todos y líder de La Cámpora cree que las primarias son una oportunidad para su agrupación de avanzar territorialmente sobre los intendentes peronistas tradicionales, en el decisivo distrito de la provincia de Buenos Aires.

Ese es el principal argumento político del hijo de la vicepresidenta para frenar el tratamiento en sesiones extraordinarias de esta iniciativa que fue impulsada por los gobernadores Juan Manzur (Tucumán) y Jorge Capitanich (Chaco), con el respaldo de la mayoría de sus colegas peronistas.

La posición del PJ cordobés

Schiaretti no habló del tema en público, pero el presidente del bloque Córdoba Federal, Carlos Gutiérrez, se pronunció a favor de la suspensión de las primarias.

“Las Paso ya demostraron ser una encuesta muy costoso en lo económico para el país. Tampoco se puede estar votando en agosto, cuando puede haber una grave crisis sanitaria por el Covid”, dijo Gutiérrez, el encargado de oficializar la postura del mandatario provincial.

Oscar González, presidente del PJ provincial, también dijo estar a favor de eliminar esos comicios, al menos por este año.

“Las Paso no tienen sentido, si en la última elección presidencial ningún partido eligió a sus candidatos en las primarias. El sentido común indica que no sirven, y menos en un contexto de pandemia”, afirmó el presidente provisorio de la Legislatura de Córdoba al programa Realidad 2021 que se emite por Canal C.

Además del interés político particular de Máximo Kirchner para sostener las Paso y competir con los denominados “barones del conurbano”, en el cristinismo duro también están convencidos de que la oposición le hará pagar un costo político a Cristina Fernández si finalmente las primarias se suspenden.

Este año se cumplirá una década de esta herramienta que fue impulsada por el kirchnerismo, que debutó en las elecciones presidenciales de 2011.

En aquellos comicios presidenciales, Cristina Fernández arrasó y fue reelegida con más del 54 por ciento de los votos.

Ganar tiempo

Si bien el proyecto de suspensión de las primarias es fogoneado por los gobernadores peronistas, en la Casa Rosada miran con simpatía esta posibilidad.

El Gobierno nacional necesita más tiempo para afrontar su primer examen en las urnas.

El presidente Alberto Fernández, y su grupo íntimo de funcionarios, creen que recién en agosto o en septiembre se habrá vacunado contra el Covid a varios millones de argentinos.

Además, siempre con un optimismo a prueba de balas, los albertistas consideran que en los próximos meses la economía podrá crecer, con lo cual el Frente de Todos llegaría más fortalecido a las elecciones de octubre, sin las Paso de agosto.

El Presidente ha dicho que la suspensión es una cuestión que deberá resolver el Congreso, sin la intervención del Poder Ejecutivo.

Esto es así en las palabras. En los hechos sucede otra realidad. En la Casa Rosada están trabajando para eliminar ese primer examen en el cuarto oscuro.

El jueves último, Alberto Fernández encabezó una nueva reunión con los máximos referentes del Frente de Todos, sin Cristina Fernández.

Este encuentro gastronómico y político antes se hacía mensualmente, pero no se concretaba desde hacía tres meses.

En la Casa Rosada, el Presidente compartió un almuerzo con Sergio Massa; con Máximo Kirchner; con el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, y con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Se trata de la mesa chica del Frente de Todos, en la cual nunca se sentó la vicepresidenta. Aunque siempre estuvo representada por su hijo y por “Wado” de Pedro, su ministro más cercano.

No hubo definiciones sobre las Paso, pero se barajó una salida intermedia, que podría conformar a Máximo Kirchner: postergar el calendario electoral por un mes, con las primarias en septiembre y las generales legislativas en el primer domingo de noviembre.

Los mandatarios provinciales y los albertistas seguirán insistiendo para convencer a Máximo y a Cristina sobre el beneficio que tendría para el Gobierno suspender directamente las Paso.

Dicen que la vicepresidenta de la Nación está más permeable que su hijo para evitar las primarias.

Cristina Fernández maneja a voluntad el Senado, pero no quiere enemistarse con los gobernadores peronistas, que manejan a muchos senadores.

Es muy poco probable que este tema se trate en las sesiones extraordinarias que terminan el 28 de febrero, pero los gobernadores y los funcionarios albertistas no descartan que puedan convencer a La Cámpora de dar cuórum para tratar el proyecto en marzo, ya en sesiones ordinarias.

SÍNTESIS POLÍTICA

Información exclusiva y el mejor análisis, los lunes en tu correo.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *